El joven saxofonista palmareño Darío Martínez Lasheras interpreta obras de Paul Creston en el Museo Arqueológico de Murcia

por

 

Darío interpretó con gran soltura y oficio la Sonata para saxofón alto y piano» de Paul Creston

Aprovechemos el concierto de Darío y conozcamos a compositores musicales 

¿Quién es Paul Creston?

Nacido en la ciudad de Nueva York en el seno de una modesta familia de emigrantes sicilianos bajo el nombre de Giuseppe Guttoveggio, Creston fue un compositor precoz y fundamentalmente autodidacta debido a las carencias económicas de su familia. A la edad de ocho años comenzó a tomar lecciones de piano y violín.

Forzado a abandonar sus estudios musicales para sostener económicamente a su familia, el joven Guiseppe alternó su trabajo en bancos y compañías de seguros con estudios tan variopintos como inglés, lenguas extranjeras, misticismo , piano y composición. Su primer empleo como músico lo consiguió en 1926 como organista de teatros donde se exhibían películas mudas , ocupación en la que se mantuvo hasta 1929. En 1934 fue contratado como organista en la iglesia de San Malaquías, en Nueva York, cargo que ostentó durante más de treinta años, hasta 1967 .

En 1940 Creston fue aceptado como profesor de piano y composición de la Cummington School of the Arts de Massachusetts . Durante esta década compuso igualmente varias partituras para la radio y la televisión, por las que obtuvo varios premios, incluyendo el de los críticos de Nueva York por su Primera Sinfonía .

Autor prolífico, durante la década de los años cincuenta se estrenaron más de treinta obras nuevas de su autoría. Su fama internacional se expandió y su música, junto a la de George Gershwin y Samuel Barber , fue la más interpretada de un compositor norteamericano en el extranjero. Desde 1956 y hasta 1960 ostentó el cargo de presidente de la Sociedad de Compositores y Directores Americanos.

Hacia finales de los años sesenta, la música de Creston comenzó a caer en el pesimismo y la oscuridad y perdió su preponderancia en la escena frente a las obras de compositores más jóvenes y vanguardistas. Creston se sentía amargado por el camino que estaba tomando la música pero, a pesar de ello, continuó componiendo y en 1982 aún estrenó su Sexta Sinfonía para órgano en el Kennedy Center de Nueva York.

En 1975 Paul Creston se retiró de todas sus actividades docentes, residiendo en un rancho en las afueras de la localidad californiana de San Diego hasta su fallecimiento en 1985 víctima de un cáncer que se le había diagnosticado un año antes.

Estilo y composiciones

Su obra tiende a ser ligeramente conservadora y firmemente tonal en su estilo y con un fuerte componente rítmico. Su catálogo incluye, entre otras obras, seis sinfonías, dos conciertos para violín, uno para marimba , uno para dos pianos , uno para acordeón y uno para saxofón alto, una fantasía para trombón y orquesta y una rapsodia también para saxofón alto escrita para el famoso virtuoso Jean-Marie Londeix. Algunos de sus trabajos se encuentran inspirados en la obra del poeta Walt Whitman.

Creston fue también un notable docente. Entre sus discípulos se encuentran los compositores John Corigliano y Charles Roland Berry , así como los músicos de jazz Rusty Dedrick y Charlie Queener . También es autor de los libros de teoría de la música Principles of Rhythm (1964), Creative Harmony (1970) y Rational Metric Notation (1979).

LA SONATA DE PAUL CRESTON

Por Claude DELANGLE

Cuando Giuseppe Guttoveggio, que elegiría más tarde el seudónimo de Paul CRESTON, compuso en 1935 la Sonata para saxofón alto y piano Opus 19, no podía imaginar que se convertiría en una de las obras más tocadas del repertorio. Dedicada al saxofonista americano Cécil LEESON (que CRESTON acompañó en los años 30), esta conocida pieza es tocada por la mayoría de saxofonistas. Nos ha parecido útil contar aquí algunos datos recogidos aquí y allá, principalmente junto con colegas americanos, en particular Steve MAUK, que trabajó varias veces con Paul CRESTON.

I. ESTILO

Las indicaciones que da el compositor al principio de cada movimiento son esenciales para el intérprete.

Primer movimiento:

“con vigor”

Segundo movimiento:

“con tranquilidad”

Tercer movimiento:

“con alegría”

En el primer movimiento, el primer tema, que es muy “cuadrado”, contrasta con el segundo, más amplio y más libre.

Desde los primeros compases del segundo movimiento, el oyente percibe claramente el sentimiento de tranquilidad que CRESTON sugiere mediante una escalera melódica simple acompañada de una armonía ternaria regular. A partir del compás 15, cuando la parte de piano se vuelve más activa, el saxofonista puede tocar con más intensidad. Hay que procurar no disminuir durante el compás 31. Sólo el piano disminuirá dos compases más tarde. En el tercer movimiento, el intérprete debe reflejar la indicación “crisp” (crujiente, vivo, preciso) con cuidado. CRESTON decía que el mordente debe tocarse como un chasquido de dedos. Así pues, la articulación debe ser ligera y vigorosa. Cuidado: un acento se realiza mediante el aumento súbito de la velocidad del aire, y no con un golpe de lengua más duro. El compositor recomendaba que no se exageraran los mordentes, para que no se hiciera pesada la frase. En efecto, la negra con mordente incluye tres tipos de acentos: matiz, duración y ornamentación. Fíjense en el gran número de indicaciones de matices “pp” y “mp” que animan al intérprete a buscar una intensidad casi disimulada. Estos pasajes contrastan con las partes más explosivas que tienen crescendos súbitos.

Textos: https://adolphesax.com/sonata-paul-creston-por-claude-delangle/

This site is protected by wp-copyrightpro.com