El Certamen Literario de El Palmar de 1911

por

A continuación damos a conocer el relato que publicó, en el diario El Liberal de Murcia el día 8 de diciembre de 1911, el periodista y escritor Pedro Jara Carrillo sobre un Certamen literario celebrado el día anterior en el recientemente inaugurado Teatro Bernal de El Palmar.

La fiesta del Palmar

Anoche tuvo lugar en el vecino pueblo del Palmar una de esas fiestas que honran a los pueblos y dejan memoria en los anales de su historia.

En el teatro Bernal se verificó la fiesta literaria a la que concurrieron buen número de poetas de la ciudad.

El escenario adornado artísticamente por el jardinero señor Gonsalvez mostraba un templete adornado con crisantemos a cuyo pié varias niñas vestidas con el típico traje de la huerta, realzaban espléndidamente el aspecto del palco escénico.

El cura párroco del Palmar, presidente de la fiesta, hizo el prólogo de la velada cantando en delicados párrafos las glorias de la festividad de hoy. Ensalzó a los literatos murcianos y al señor Diez Vicente, mantenedor de la fiesta, para quien tuvo sinceros elogios.

Seguidamente dióse lectura a los trabajos siguientes:

<<Mi aplauso desde lejos» de D. Mariano Perní.

«Caridad>>, poesía de D. Carlos Cano.

«Los vecinos del Palmar>>, cuartillas en prosa del señor Pérez Villamil.

«La grandeza do los pequeños>>. de D. Ricardo Sánchez Madrigal.

«A la fiesta de la Tienda Asilo del Palmar», delicada prosa de D. Tomás Maestre.

«Ripios filosóficos» de D. José Frutos Baeza.

Un romance sencillo pero inspiradísimo de D. Julián Jimeno.

«Al Palmar» unas hermosas redondillas del señor Jara Carrillo,

Un trabajo en prosa del Magistral de la Catedral do Toledo señor Frutos Valiente.

Y un romance dedicado a la caridad del Palmar, de D. José Martinez Tornel.

La lectura de todos los trabajos fué premiada con una estruendosa salva de aplausos. Después se cantó el himno que a la caridad del Palmar ha compuesto el joven e inspiradísimo músico Emilio Ramirez. El himno es una verdadera página musical, vibrante como un canto épico y de una armonía sublime a cuyo éxito cooperaron el coro de angelicales voces que la cantaron. Emilio Ramirez que en anteriores veces demostró lo que vale en el divino arte musical, ha venido a cimentar su fama con el himno cantado ayer noche. Bien merece los honores y aplausos que le fueron tributados.

Al levantarse el señor Diez Vicente es objeto de una calurosa demostración de cariño. El elocuente abogado murciano dice que su presencia en esta fiesta se debe á la benevolencia do sus organizadores. Su discurso, aunque breve, es un brillantísimo canto a la caridad y al amor patrio. Pone den manifiesto la santa obra de los hijos del Palmar diciendo que cuando mayor es la lucha de clases, ellos son los encargados de llevar a las almas el perfume de la caridad. Hace notar la necesidad de un ideal determinado para todas las manifestaciones de la vida poniendo un poco de poesía a todo lo que se vaya a realizar. Excita a la compenetración de las clases recomendando a las elevadas que se acerquen más a los de abajo y a los menesterosos que sigan el camino emprendido, no el de la lucha estéril que a nada conduce. Y termina sus brillantes párrafos con un recuerdo de las glorias patrias a las que pone fin con unos hermosos versos de Zorrilla.

Una prolongada ovacíón premió la meritísima labor del señor Diez Vicente, en conjunto la fiesta celebrada anoche en el artístico teatro del Palmar es de las que perdurará en la memoria de todos lo que asistieron,

«El Palmar “

                        Yo soñé un pueblo ideal

                        en mis noches soñadoras,

                        donde corrieran

                        las noches venturosas, por igual

                        para todos los nacidos,

                        llamense siervo o señor:

                        igual para el vencedor,

                        igual para los vencidos.

                        Donde el pan que da el trabajo,

                        una mano compasiva

                        lo aleje un poco de arriba

                        y lo acerque mucho abajo,

                        para poderlo alcanzar

                        aun con la mano cortada;

                        como la Hostia consagrada

                        que se toma en el altar.

 

                        Pueblo de la gloria en pos,

                        que no tenga más gemido

                        que el del fabril alarido

                        y aquel con que se habla a Dios.

                        Donde el viajero al pasar,

                        como un alarde de vida,

                        no halle una mano extendida

                        en actitud de implorar.

 

                        Y aqueste pueblo soñado,

                         lo ví un dia en mi camino,

                         igual que un angel divino

                         junto a la sierra acostado.

 

                        Cuando Lugar de Don Juan

                        se llamaba el caserío,

                        tal vez feudo o señorío

                        fuera con fuero y desmán.

                        Mas hoy es santa abadía

                        de ciudadanos abades,

                       que ofrecen sus voluntades

                       en humana eucaristía.

 

                       Pueblo como el que a la vista

                      de la morisca Granada,

                      la católica cruzada

                      fundó para su conquista;

                     así el humo suyo corre

                     por la alameda adelante,

                     como brazos de un gigante

                     que va a abrazar a la Torre.

 

                     Lleva a la ciudad las luces

                     de tu fe y tus esperanzas,

                     ya pones a tus lanzas

                     el acero de tus cruces.

 

                    Y así lo que soñé yo

                    y que en tí vi realizado,

                    pudiera verse ensanchado

                    igual que el Cid lo ensanchó,

                    con esa conquista extraña

                    que llegue a trocar un día,

                    en la paz de esta abadía

                    todos los feudos de España.

                                                                              P. Jara Carrillo. “

This site is protected by wp-copyrightpro.com