Tertulia con Emilia González Sánchez

por

Tertulia con Emilia González Sánchez

 Hoy tenemos con nosotros a Emilia González Sánchez, conocida popularmente como “Emilia de la Cámara” y hace su presentación Fina Murcia que es íntima amiga suya y que considera qué se trata de unas de las personas más bellas y entrañables de el Palmar.

Mi Padre era Juan González Guillermo, natural de Mazarrón, que se ocupaba del mantenimiento y puesta en hora del relój de la Iglesia y trabaja de encargado de las cámaras frigoríficas de Embutidos Bernal, de ahí es el apodo de “Juan de la Cámara”.

Nací en 1931 y vivía con mi Padre y con mi Madre, que se llamaba Ana María Sánchez García, con mi abuela y con mis Hermanas Lola y Ana en una casa en la calle Navarra, en frente del chalé de Don Julián Madrid y de las Escuelas Nuevas.

Estudié en la Escuela Unitaria de Niñas, que estaba ubicada en la que fue casa y escuela de Doña Filomena, y allí estudié hacia 1942 con la maestra Doña Amalia López Cobos y posteriormente con Doña Catalina Morelos Segovia, que venía de Madrid.

De joven participe en las obras de teatro que se representaban en el Teatro Bernal y recuerdo que una de ellas era “Las de Caín” y aquí el papel de Madre lo interpretaba Lolita de Eusebio y el de padre Fernando Oliva y las niñas eran representadas por Conchita Azorín, que después fue maestra en Escuelas Nuevas, Prudencia Ruiz, Lola Zamora, yo y Carmencita de Lorenzo Sánchez. A las funciones asistían todos los Bernal que ocupaban los palcos de anfiteatro del teatro y ejercía como director de esas obras Don Juan Bernal Gallego.

Me casé en 1953, cuando tenía 22 años, con Patricio Jiménez Ortiz y tuve que aprender a despachar al público ya que mi marido tenía una tienda de comestibles y carnicería en la calle Lorca enfrente del Teatro Bernal. Allí tuve a mis tres hijos:

El mayor, José Jiménez González, hizo magisterio se fue a Yecla y allí se ha jubilado.

Mi segunda hija, Mari Carmen, hizo Psicología y pertenece a Arrixacarte.

Y la menor, Ana Patricia, hizo Enfermería y está trabajando en la Arrixaca.

Cansada de trabajar en la tienda, a los 46 años de edad, me apunté a clases para auxiliar de clínica en Murcia y, una vez que tuve el título, me fui a trabajar a mi primer destino que fue Elche hasta que me salió un traslado para la Ciudad Residencial Sanitaria de la Arrixaca. Y desde ese momento ya regresé a trabajar aquí donde he estado trabajando en quirófanos hasta mi jubilación, ya con 66 años.

Mi Hermana Lola se casó con Miguel García López y se fue con él a vivir a Sangonera. Su marido era hijo del “tío Menegilde”, que fue el primero que puso un autobús de viajeros en Sangonera. Autobús que posteriormente se lo compró el “Rayo”.

Tiene un hijo, Miguel García González, que actualmente trabaja de conservador de la Filmoteca Regional de Murcia.

Mi Padre cuando cerró Embutidos pasó a trabajar a Bernal Pareja, estando destinado al almacén donde se ocupaba del mantenimiento de las máquinas y allí fabricó una bomba de sacar agua.

El Hermano de mi Padre era “Paco del Salón”, o sea Francisco González Guillermo, que tiene un hijo que ha sido maestro que se llama Ginés y que vive en la Paloma.

Cuando me jubilé me hicieron un homenaje en el Hospital de la Arrixaca y tengo que decir que, mi trabajo allí, ha sido la mejor experiencia que he tenido en mí vida.

 

 

This site is protected by wp-copyrightpro.com