Tertulia sobre Destilerías Bernal

por

Tertulia sobre Destilerías Bernal

Hoy teníamos que hablar con Antonio Sánchez Fresneda, pero a última hora ha llamado para decirme que estaba mareado y no podía venir, entonces hoy vamos a tener la tertulia sobre Destilerías Bernal.

Tengo que deciros que se ha reeditado un folleto sobre los Auroros de el Palmar de Fernando Oliva que contiene información sobre el Palmar  y sobre todo tiene sus dibujos ilustrando el relato.

También quiero comunicaros que Félix Martínez que es el cronista de la parroquia y va a ser el sucesor como cronista de el Palmar de Francisco Jiménez “el Rayo” y que está haciendo un impresionante trabajo publicando en Facebook una página llamada Historia de el Palmar con artículos sobre distintas personas y vivencias del Palmar y acaba de publicar un estupendo artículo sobre la boda de D. Juan Bernal González y Dª Ana María Gallego Luján que son los iniciadores de la saga de los Bernal en el Palmar, que tuvieron nueve hijos y 50 nietos. También ha publicado en esa misma página de Historia de el Palmar un artículo muy interesante sobre Manuel Martínez, alcalde de el Palmar durante la República.

Vamos a hablar de Destilerías Bernal.

Yo estoy haciendo algo que alguien debería de haber hecho en todos estos años y que es la historia de los Bernales y el Palmar, unas personas que fueron decisivas hasta los años 70, en que fueron desapareciendo del pueblo.

Las Destilerías Bernal o la Fábrica de licores como a veces se la llamaba fue la más conocida de las industrias que integraban la denominada Casa Bernal.

Todo empezó cuando Bartolomé Bernal que tenía un alambique de juguete, con unos 14 años, en la trastienda haciendo pruebas con el le explotó y se hirió de cierta consideración. Entonces su Padre, Don Juan, tomó cartas en el asunto y le preguntó qué estaba haciendo y cuando le explicó que estaba haciendo pruebas para destilar alcohol le pareció interesante la iniciativa y le compró un alambique ya en condiciones para poder hacer la destilación en serio.

Empezaron en un edificio que había donde después se construyó el Asilo y cuando ya fue cogiendo volumen la fabricación de anisados pasaron a construir las naves en la finca de la Cerca que habían comprado y donde han permanecido toda hasta nuestros días.

Estas instalaciones, que permanecen aún y no se pueden derribar porque están declaradas bien de interés cultural, fueron realizadas por los canteros de el Palmar contratados por D. Juan Bernal, que había sido cantero, y las colañas proceden de Almaciles, cerca de la Puebla de Don Fadrique, el pueblo donde nació Don Fortunato Arias, y  fueron traídas en carros, al igual que para otros edificios de el Palmar, por Tomás González que de allí sacó el dinero para construir la yesera de la calle de la Gloria

Destilerías eran inicialmente propiedad de Don Bartolomé y Don Jesús Bernal, pero fue a este al que le encargó en concreto la gestión el patriarca Don Juan Bernal y además era el que guardaba el secreto  de la fórmula de destilación y fabricación de los anisados y jarabes. Los productos que se fabricaban eran Anís Salzillo, licor Liber y distintas cremas de café, de menta, de ponche, de ron, etc.

Respecto del coñac la madre procede de la compra a una heredera de las Bodegas González Byas de Jerez de su parte consistente en 20 o 30 barricaas de roble que se trajeron de allí y con ello la contratación de un experto          jerezano llamado Morales, que era el Padre del que fue el maestro de el Palmar Don Antonio Morales, y al que le facilitaron vivir en la casa donde había estado viviendo Don Bartolomé, al lado del Teatro Bernal en la Calle Lorca, porque este cuando se instaló en la casa que es actualmente el Asilo dicen que los muebles se movían porque había incumplido la voluntad de Don Vicente Pareja sobre el destino de su herencia.

Así pués el que aportó los conocimientos de la fabricación y envejecimiento del coñac era el jerezano Morales, pero cuando Juan Tortosa que estaba allí con el de joven aprendió los secretos de la  destilación y envejecimiento lo sustituyó como químico. Y así quedó el jerezano relegado a las oficinas.

Juan Tortosa metió a trabajar con él a sus hijos: Diego que después pasó a gerenciar AreoFeu, Antonio que pasó a ser el encargado de la fábrica de cervezas Azor en Cartagena y Andrés, que terminó Químicas en Oviedo, y fue el que sustituyó a su Padre como químico de Destilerías.

Destilerías Bernal dió trabajo como representantes a muchos palmareños en aquellos años:  a Marino Ibáñez Madrona en Almería, a Antonio Hernández “el Gordito” como el representante de la Casa Bernal en Madrid, a Benigno Bernal en Bilbao, a Rafael Ferrer Ferrer en Valencia, etc..

En 1965 se inauguró un la Sacristía que es la sala de degustación de Bodegas Bernal, donde está el sancta santorum de la empresa y por donde han pasado desde entonces centenares de personajes ilustres: desde el Rey emérito al actual, así como Paco Rabal, Fraga, etc. que han firmado en sus toneles.

Cuando llegaron las barricas a finales del siglo XIX se decidió empezar la reserva de brandy y se decidió no tocarla en 75 años. Y así estuvieron hasta el año 1965 en que se extrajeron 30 botellas que se regalaron a distintas personalidades.

Para revestir los envases de vidrio que se traían desde Valencia se utilizaban las cañas del río Segura y los mimbres que se traían de Albacete para elaborar las canastas que los revestían. En ese taller habían   trabajando unas 60 mujeres, que eran las que entretejían las cañas partidas con los mimbres que sacaban de las balsas donde estaban en remojo. Este taller inicialmente estuvo nombre de Luis Martínez Arroyo.

Con el paso los años la empresa incrementó su prestigio y se crearon filiales, pero todas ellas de inferior importancia a la casa central.

Destilerías Bernal tuvo su periodo álgido con motivo de la riada de Valencia de 1975, en cuya ocasión para recoger fondos de ayuda a los damnificados por la riada se montó una campaña en Radio Juventud en Murcia dirigida por el locutor Adolfo Fernández Aguilar que subastó un burro denominado “Platero II” por el que se pujaba y las empresas de la Casa Bernal fueron al final las que se lo adjudicaron y, en concreto, se lo quedó Destilerías Bernal, que fue de ellas la que más dinero puso.

Después de esta campaña Adolfo Fernández Aguilar fue contratado como Relaciones Públicas de Destilerías y se lanzaron a una campaña de a nivel nacional de publicidad de los productos de Destilerías: Anís Salzillo, el brandy Siglo XIX, el brandy Constitución con sus cadenitas de oro y de plata, el ron Touch, etc. Campaña que no tuvo el éxito esperado y que contribuyó a que la empresa entrara en crisis financiera.

Por esa época uno de los socios básicos que era Don Bartolomé Bernal retiró su participación y la empresa empezó a tener déficit y problemas financieros que hicieron que en 1954 la empresa Bernal S.L. Pasó a ser propiedad de las RASEM S.A. propiedad de Andrés Romero, cuñado de Tomás Bernal, que estaba casado con una Hermana suya, que fue le pidió que se hiciera cargo de las Destilerías.

En 1990 fue adquirida por Alfonso García Sánchez, de los Dolores de Cartagena, conocido como “el pan de higo” que es uno de los imputados junto con Meroño del proceso de Portman.

Según Juan Ruiz Don Antonio Morales, antes de irse a Venezuela, estuvo destilando esencias y para ello montó una empresa con Benjamín García a la que llamaron MORGAN y que hacia la competencia a la Destilerías Bernal.

Tomás González al final puso un almacén de maderas en el Barrio del Carmen y su Hermano Bartolo era el marido de la Carlota.

Otra persona que estuvo trabajando en destilerías fue Jesús Montoya el Hermano de la Peinadora que empezó a trabajar en embutidos y cuando cerró paso a Licores.

Decían que los que más sabían de Destilerías son Antonio Romero “el Raní” y Pepe Matas.

Se puso de manifiesto que existen unas botellas de Destilerías Bernal con la etiqueta de la Victoria de Samotracia que había que intentar localizar como objeto del museo.

También se afirma que la sirena que sonaba en todo el pueblo para el `personal de Conservas la tiene Pepe Matas.

This site is protected by wp-copyrightpro.com