Guion teatralizado por El Grupo Juvenil La Asomada compuesto por: Raquel Sevilla, Carolina Teruel y Eva Barradas del poema de Josefina González Espuche: Las Fuentes de El Palmar.  

por

                               

 

Eva. – He visitado muchos pueblos;

grandes y pequeños y la mayoría

tienen bonitas fuentes, aquí en El Palmar

no existen

Raquel. – Siempre han sido

el alma de los pueblos. Cuando no había

agua en las casas, las familias se abastecían

de ella a través de las fuentes.

Carolina.  – En el instituto el profesor de literatura

nos leyó un poema sobre las fuentes que había

en El Palmar, nos dijo, que por los años cuarenta,

después de la guerra civil había tres fuentes que

recogían el agua que venía del nacimiento de la

sierra de El Puerto y llegaba a distintas plazas

del pueblo, una en la Replaceta, otra cerca de la

antigua escuela de Dª Dolores, justo

en la redonda del «garrofero», que mal suena

esta redonda, y otra en la plaza de la iglesia.

El poema se titula “Las fuentes de El Palmar”

Grupo de teatro juvenil La Asomada.. De izquierda a derecha. Carolina Teruel, Raquel Sevilla y Eva Barradas

Eva.  -Como fuentes de aguas vivas

fluyendo de los montes cercanos

así fue en nuestras plazas

ese líquido valioso que aquellos dejaron

Raquel. – ¿Quién detuvo su correr?

¿Quién rompió su descanso?

Todo un pueblo lloró su perdida

aún despierto y soñando

Carolina. – Ya no fue necesario ponerse en fila

con cubos y cántaros

se detuvo el fluir, del líquido preciado

Eva. – Rotas las fuentes del llanto,

de cada hijo de El Palmar

humedecieron las calles con quebranto

sin nada venirlas a parar.

El lamento fue dolor, sin consuelo en el canto

¿Quién fue el ejecutor de aquella noche de espanto?

Raquel. – Lágrimas caían sin contención

en éste mi pueblo amado.

No hubo vencedores ni vencidos

solo la ausencia del líquido preciado

Carolina. – Pasaron años para olvidar

lo que las bocas mudas y las manos caídas

impotentes, no pudieron evitar

Carolina. – Sólo una mano compasiva

hizo posible en la agonía un descanso,

puso dos fuentes en su casa.

Que fue en la tempestad un remanso

Eva. – Gracias, hoy queremos dar

por aquel sencillo hecho

que trajo agua a nuestras casas

por medio de un hombre de paz.

Texto: Josefina González Espuche.

Interpretado por El Grupo Juvenil de teatro La Asomada.

Adaptación y dirección: Enrique López Luján.

This site is protected by wp-copyrightpro.com