Pelagio Ferrer una vida dedicada al magisterio

por

 

SI el olvido es cruel a veces recordar resulta mas doloroso cuando se vuelve la vista atrás y se añora un tiempo pasado, un pueblo viejo con memoria y sus gentes en el afán de construir su futuro-. Todo esto tiene un valor especial en la persona de D. Pelagio Ferrer y Rigo en la historia del Palmar del siglo XIX. Un gesto de cortesía para este maestro de escuela nacido hace exactamente 140 años un 28 de agosto de 1865 en Agost(Alicante). Antes de llegar a El Palmar D. Pelagio Ferrer ejerció de maestro en distintos pueblos de Murcia – La Ñora, Zarcilla de Ramos, Guadalupe…- y de Alicante (Cañada de Alhama, Rafal…). Paso parte de su larga vida en El Palmar hasta que se jubiló, entregado a la enseñanza de los niños palmareños de aquellos años 20 y 30 del siglo pasado enseñándoles a escribir y a leer y guiándoles por el buen camino de la fe cristiana. En El Palmar tiene dedicada una calle, fue en ella donde antiguamente había una pequeña, humilde y acogedora escuela formada por dos plantas: abajo el aula, presidida por la mesa de estudio de D.Pelagio Ferrer, con un cenicero lleno de colillas y cenizas pues D. Pelagio era un hombre que fumaba mucho y en clase fumaba tabaco picado en papel de fumar nº 1 que lo guardaba en una petaca de cuero, tenia los dedos amarillos de tanto fumar.
Los primeros pupitres eran de los alumnos mas aventajados y atrás estaban los pupitres de los alumnos menos aplicados, también había una pizarra grande y un mapa de España para la clase de historia y geografía, en las mesas de niños alumnos habían tinteros pegados a ellas que mojaban la pluma en la tinta para escribir. D.Pelagio daba vueltas por la clase con su impecable guardapolvos para observar a los niños como escribían y con un puntero en la mano para darle en la cepa de la oreja al alumno mas despistado pero sin ningún tipo de maldad y sin querer hacerle daño, En la planta de arriba vivía con su hija Antoñica que hacia las cosas de la casa, pues el había enviudado hacia años.
Actual mente la escuela ya no existe e en su lugar se encuentra hoy la biblioteca del Palmar que lleva su nombre como tributo de gratitud a este gran maestro eternamente recordado. D. Pelagio murió hace exactamente 60 años en 1945 a los 85 años de edad en Murcia. Para contribuir a su memoria es recordó por los poquísimos niños palmareños que les dio clase y que sobreviven actualmente en El Palmar que son el testimonio de un pasado lejano de este pueblo lleno de emociones y sentimientos hacia D. Pelagio Ferrer. Como cuando todos los miércoles después de clase a las 6 de la tarde acompañaba a los niños de la escuela por las calles del Palmar a la iglesia a dar la doctrina o catequesis, los niños con su catecismo en la mano eran recibidos por D. Fortunato Arias y Emilio Hellín para prepararlos para la primera comunión. D. Pelagio era muy católico iba todos los domingos a misa y se le veía con su hijo que desgraciadamente era mudo pero un gran sastre.
Así es como era el entorno de D. Pelagio, su escuela, sus alumnos y su enseñanza en aquella época. Con esta biografía también queremos otorgar un especial recuerdo a otros maestros de escuela que enseñaban en otros colegios del Palmar a los niños palmareños de aquellos años y rendirles un merecido tributo a su memoria y a su persona a como: Ángel Hita, D. Francisco González, la maestra Dª Filomena…

Por ANTONIO BONACHE

This site is protected by wp-copyrightpro.com