El Padre José Luján, un palmareño en Lérida

por

 

Debió tener 7 años cuando José le dijo a su tía que quería ser cura. De la mano de D. Pedro Castaños que era el cura del pueblo ingresa en el seminario antes de la edad fijada, los 11 años. Su maestro Pelagio Ferrer colaboró en su preparación. La entrada en el seminario no fue del agrado de su padre, la madre lo visitaba mientras pudo llevándole “un trozo de atún, bacalao, bonito con pimentón, algunas sardinas”. Estudió humanidades y filosofía consiguiendo las mejores calificaciones. Tenía inteligencia y simpatía, esta truncada por la pronta muerte de la madre. En octubre de 1928, tenia 19 años consiguió una beca para estudiar en Roma. Allí estudió muy intensamente, se doctoró en teología y fue ordenado sacerdote el 25 de marzo de 1933.

Regresó de Roma el 22 de agosto de 1934, venía escuálido y flaco. Se fue con un pueblo monárquico y lo encontró republicano con una situación socio-política tensa y convulsa. Fue nombrado Superior y Profesor de Liturgia e Historia. Estalló la Guerra Civil y le cogió siendo rector del Seminario, viendo lo que se avecinaba se vino al pueblo José Luján García nace en El Palmar el 1 de marzo de 1909, es el segundo hijo de Bartolo del Puente panadero que trabajaba en las panaderías del pueblo, y de Carmen, madre que murió a los 36 años, quedándose él y todos sus hermanos con su tía Rosario.y se refugió en casa de sus tíos Manuel y Dolores. Estuvo en las listas negras, unos querían darle el “paseo” otros lo tenían por un socialista de corazón. Continuamente lo buscaban y recurrió a la protección de Pepe “El Casicas” amigo de su infancia y presidente de la Casa del Pueblo. Primero lo llevó a casa de unos familiares y luego ingresó en el hospital dándolo por enfermo, tenía la certeza que no salía vivo del hospital. La movilización de su quinta lo destino a Valencia, allí era admirado por su organización y estrategia, todos le preguntaban que tenían que hacer. Lo buscaba el S.I.M. Servicio de Inteligencia Militar), hasta que lo encontró, lo querían matar pero sus superiores lo rescataron. Cerca del final de la guerra lo encarcelaron en las Torres del Cuarte (Valencia). Las tropas nacionales lo liberaron el 30 de marzo de 1939.

De nuevo regresa a Murcia y retoma su actividad en el seminario. En la posguerra se encontró con la ejecución de su amigo “El Casicas”, intento interceder por él pero no pudo y Pepe le pidió que le confesara y fuera a su ejecución, fue un trance terrible ver morir a su amigo de la infancia. Se hace muy popular, desde 1939 a1943 recibió muchos títulos y se lo rifan las diócesis para llevárselo. El 24 de febrero de 1943 se decide por la diócesis de Lérida. Allí hace una labor intensa, es nombrado Canónigo de la catedral de Lérida, rector del Seminario de Lérida, Confesor de la Religiosas Esclavas, Juez Prosinodal, inicia su obra””A la Verdad por la Caridad”, es asesor de varias instituciones, profesor delegado Diocesano Conciliare, presenta una serie de programas radiofónicos semanales. El 24 de noviembre después de 832 emisiones radiofónicas, con la salud resquebrajada tiene que poner fin al programa en Radio Lérida “A la Verdad por la Caridad”.

El 29 de enero de 1970 le operan por primera vez, en su postoperatorio emprende la investigación del Nuevo Testamento para la ordenación alfabética de todas y cada una de sus palabras con un bloque de 70.000 fichas. El 30 de enero de 1973 es operado nuevamente en Barcelona, esta operación no sirvió de mucho, pues la metástasis estaba

muy avanzada. El 25 de febrero de 1973 a las 6 de la tarde y a la edad de 64 años muere el Padre Luján, antes de su muerte había pedido que le introdujeran en el ataúd el cráneo de su madre con el que compartía presencia desde hacia mucho tiempo pues lo desenterró cuando estuvo en la Parroquia del pueblo desempeñando el cargo de diácono. Al día siguiente se celebraron las exequias fúnebres en la Iglesia Catedral y la sepultura en el cementerio leridano.

Los medios de comunicación leridanos trataron con gran amplitud la noticia de su muerte, los periódicos como La Mañana, el Diario de Lérida sacaron artículos glosando la trayectoria de este palmareño que llevo el nombre del Palmar fuera de su territorio.

This site is protected by wp-copyrightpro.com