El relieve de El Palmar

por

Posiblemente el rasgo más característico de la Naturaleza de El Palmar sea las variedades que presenta el medio físico. Las montañas, las ramblas, el valle, la huerta, el clima frío en invierno (ya menos frío) y el calor en verano crean unos ecosistemas que marcan el medio natural de El Palmar tanto en las especies que viven adaptadas a él como en la forma en que se relacionan.

La complejidad geológica. En Murcia se suceden materiales de todas las épocas configurando una estructura geológica en la que predominan los materiales del Terciario y algunas del Cuaternario. Murcia está en el extremo occidental de la Cordillera Bética en Andalucía formadas por el choque de dos placas: la africana y la europea. Al final de la Era Primaria se produjo la “orogenesis herciniana”. Unos levantamientos en dirección este-oeste que fueron replegados por el “movimiento alpino”. Durante la Era Secundaria toda la región estaba cubierta por aguas marinas, de manera que la Cuenca del Guadalquivir estaba en contacto con el Mar Mediterráneo. Al final de esta época y principio de la Terciaria se produjo la orogénesis alpina, es en esta era cuando se forman las montañas murcianas. Posteriormente, en el Cuaternario comienza una etapa de fractura con hundimiento de costas y formación de importantes fallas y depresiones interiores que se rellenaron con los materiales de épocas anteriores. Estas zonas se caracteriza por su gran inestabilidad y prueba de ello son los frecuentes movimientos sísmicos que se registran. Esto se debe a la existencia de dos líneas sismo técnicas (la fosa del Guadalentín a la que pertenece El Palmar y la del valle del Segura que se entrecruzan y que son las más activas de la Península. El Palmar situado al sur de la Región combina en su relieve una zona montañosa con una depresión. Esta zona montañosa se orienta en dirección suroeste-sureste, El Palmar esta en el centro de la Sierra de Carrascoy-el Valle-Sierra de la Cresta de El Gallo, justo debajo de la Sierra del Puerto y en la antesala de las sierras litorales La de los Villares y la de Columbares. La depresión se orienta de oeste a este y es la formada por el Guadalentín-Reguerón. Sobre estas unidades del relieve, han ido actuando desde el Cuaternario otros efectos como el clima y procesos erosivos y/o sedimentarios, dando lugar a formas de modelado características de nuestra zona. Nuestro pueblo situado al lado derecho del río Segura esta integrado dentro de una formación aluvial llamadas “terrazas” formadas por los aportes de materiales sólidos que transportaba el río Guadalentín durante sus crecidas. El conjunto constituyen los llanos de inundaciones y sobre ellos se levanta la huerta de El Palmar. Tanto en las montañas como en la depresión, están rellenas de materiales blandos (margas, mago-calizas, arcillas etc.) esto origina un paisaje de fuerte erosión. Su formación responde a procesos de erosión hídrica; es decir es cuando tienen lugar fuertes precipitaciones sobre estos terrenos blandos y poco permeables, el agua no se infiltra sino que discurre a gran velocidad, arrancando materiales del suelo y dando lugar a cárcavas, barrancos, ramblas, algunos típicos paisajes palmareños.

Nuestro relieve son de tierras pardas mas pobres que los suelos pardo-calizas, muy ricos estos en carbonato cálcico al contrario que los nuestros. En las llanuras del Guadalentín en la huerta, aparecen los suelos aluviales, cuyo contenido en limos, arcillas y arena lo hacen aptos para el cultivo. En resumen los suelos palmareños tienen su origen en el Cuaternario. La evolución de los suelos ha sido lenta y en general han estado poco desarrollados, son poco profundos, muy pobres en materia orgánica y poco ricos en carbonato cálcico.

This site is protected by wp-copyrightpro.com